Por qué te cuesta decidir - Time for talent
¿Te ha pasado que un día te encuentras con que estás a punto de decidir algo importante y sientes que todo parece un caos? Ya... ¿por qué pasa esto?, ¿por qué nos cuesta tanto decidir?, ¿por qué no sabemos lo que queremos con facilidad? Imagina que dentro de ti hay dos “tús”, los dos quieren todo el protagonismo y compiten para disputárselo.
encontrar, vida, dudas, propósito, contribución, voz, interior, universitarios, jóvenes, guía, estudiantes, decisiones, decidir, talento, curso, formación, Salamanca, cerebro, racional, emocional, límbico, cognitivo, competición
16315
post-template-default,single,single-post,postid-16315,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Cerebro emocional

Por qué te cuesta decidir

¿Te ha pasado que un día te encuentras con que estás a punto de decidir algo importante y sientes que todo parece un caos? Ya… ¿por qué pasa esto?, ¿por qué nos cuesta tanto decidir?, ¿por qué no sabemos lo que queremos con facilidad?

Imagina que dentro de ti hay dos “tús”, los dos quieren todo el protagonismo y compiten para disputárselo. ¿Conoces el juego en el que hay un equipo a cada lado de una cuerda, y tienen que tirar con todas sus fuerzas para arrastrar al equipo contrario hasta su campo? Si al igual que en el juego tus dos “tús” compiten por llevar al otro a su terreno… ¡tenemos un problema Houston!, porque ese tira y afloja se convierte en una tensión neurológica constante. Sí, ese es el resultado cuando tu cerebro emocional y tu cerebro racional viven en una lucha permanente por el control.

cerebro emocional

Cuando en esa lucha tu cerebro racional acapara el poder declara su propia dictadura, bloquea las señales del sistema emocional que te ayudan a tomar decisiones, y en lugar de avanzar por el camino que guía el cerebro emocional aparece un exceso de análisis que te lleva a la parálisis y al bloqueo. De ahí que siempre encontremos buenas razones para encerrarnos en relaciones, profesiones y demás circunstancias que en realidad no queremos, corrompiendo a diario nuestros valores más profundos.

   Es más difícil tomar decisiones cuando el cerebro emocional está bloqueado.

Seguro que no te encaja esto de que tu cerebro emocional guíe tus decisiones, y piensas que si por él fuera te pasarías la mañana durmiendo, la tarde viendo Netflix y la noche comiendo palomitas. Hay algo de cierto en esto, y es que es un perfecto ejemplo de lo que ocurre cuando, en ese juego de competición por el control, tu parte emocional es la que toma el mando por su cuenta y riesgo, dirigiendo tu comportamiento en base a instintos y reflejos.

Entonces, ¿cómo nos guía nuestro sistema emocional? El cerebro emocional se encarga de dar dirección y orientar nuestras decisiones desde el fuero interno, es decir, desde el corazón y el vientre, las partes del cuerpo que ofrecen un eco visceral de las emociones. Y para llevar su función a cabo te da señales, pero no las percibes porque no has aprendido a entender su lenguaje.

cerebro emocional

Ni utiliza palabras, ni tiene voz, te “habla” a través de sensaciones, pero detectar estas sensaciones en nuestro cuerpo no es posible cuando ambos sistemas cerebrales, en lugar de trabajar juntos, compiten.

Ahora que sabes qué ocurre cuando tus dos cerebros luchan por el control, ¿qué pasaría si de ti dependiera que la competición no fuera la respuesta?

cerebro emocional

Fran y Lorena
info@timefortalent.es